¿Cómo darle agua a un gato con jeringa?

Los gatos son animales que tienen cierta aversión al agua. Antiguamente, dado que estaban acostumbrados a hábitats desérticos, podían hidratarse casi exclusivamente del agua contenida en sus presas. Hoy en día, los gatos son animales domésticos que, debido a su herencia genética, tienen cierta repulsión por el agua. Si a esta circunstancia le añadimos una dieta basada en pienso seco, tendremos el cóctel perfecto para que nuestro gato sufra deshidratación.

Si tu veterinario ha indicado que debes suministrar agua a tu gato a través de una jeringa, no te preocupes, pues se trata de una tarea muy sencilla que puedes realizar en casa sin mayores problemas. Continúa leyendo y descubre cómo darle agua a un gato con jeringa.

Artículo interesante: ¿Cómo darle una pastilla a un gato?

¿Cómo darle agua con jeringuilla a un gato enfermo?

Ya sea por la presencia de una enfermedad o por algún defecto fisiológico que le impida beber con normalidad, algunos gatos requieren de ayuda externa para poder ingerir agua. Una de las formas más fáciles de dar de beber a nuestros amigos felinos es a través de las jeringuillas. Antes de empezar, debes saber que tan solo debe suministrarse agua a los gatos con jeringa bajo prescripción veterinaria. Además, esta debe estar totalmente esterilizada.

Prepara agua fresca

Podemos utilizar agua del grifo siempre que las condiciones de tu país permitan su consumo. En España es posible suministrar a los gatos agua fresca del grifo. Esta debe estar a temperatura ambiente, es decir, ni demasiado fría ni demasiado caliente. Además, debe proceder de una fuente de agua fresca y limpia.

Utiliza técnicas de relajación

Los gatos suelen ponerse muy nerviosos cuando entran en contacto con el agua ya que, como sabes, tienen cierta aversión a los líquidos. Por ello, debemos crear un clima relajado antes de suministrarle el agua con jeringa.

Para facilitar el trabajo, debes sostener a tu gato en posición de costado, verificando que no se encuentra tenso. Si está muy nervioso, prueba a acariciarlo detrás de las orejas y a calmarlo con la voz. Cuando esté más tranquilo, ya estaremos preparados para el siguiente paso.

Abre la boca del gato

El siguiente paso, y uno de los más importantes, es abrir la boca del gato. Con la mano que no está sujetando al gato, debes llevar el dedo índice a su mejilla con cuidado. Eleva suavemente la comisura del labio y verás como tu gato abre la boca de manera instintiva.

Suministra el agua a través de la jeringa

El paso más importante es cómo administrar el agua a través de la jeringa. Para ello, introdúcela en el interior de la boca del gato, pero sin tocar en ningún momento ni las encías ni los dientes y apuntando directamente hacia la garganta. Suministra el agua poco a poco, verificando que el gato no se atragante. Si se hace demasiado rápido, nuestro gato podría sufrir asfixia, por lo que es importante hacerlo con delicadeza. Para saber si el gato está tragando, fíjate en los movimientos de la garganta.

¿Qué te han parecido nuestros consejos? Si tienes alguna duda, puedes recurrir a tu veterinario. Allí te instruirán en las mejores técnicas para dar agua a un gato con jeringa de manera rápida, sencilla y segura.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

GatosCatz
Logo