¿Los gatos pueden comer aceitunas?

Uno de los aperitivos y acompañamientos más comunes de nuestras cocinas son las aceitunas. Si, además, tienes a un gato como mascota, habrás notado que estos se sienten atraídos por ellas. Esta curiosa particularidad se debe a que las aceitunas tienen un componente que tiene sobre los gatos el mismo efecto que las feromonas. Sin embargo, ¿las aceitunas son malas para los gatos? Continúa leyendo y resuelve tus dudas.

Artículo interesante: ¿Los gatos pueden comer atún?

¿Pueden comer aceituna los gatos?

Sí, los gatos pueden comer aceitunas siempre y cuando no contengan hueso ni ningún tipo de relleno. Además, ofrecérselas de manera ocasional puede repercutir de manera muy beneficiosa sobre su organismo, ya que son una gran fuente de vitaminas, minerales, fibra y grasas saludables.

No obstante, como sabes, los gatos son animales estrictamente carnívoros, por lo que no deben abusar de su consumo. Bastará con darle una aceituna cada dos o tres días para a modo de premio o golosina o mezcladas con su pienso habitual.

Recuerda que en ningún caso las aceitunas deben suponer un gran porcentaje de su dieta habitual, ya que esta debe estar basada en proteína de origen animal. El pienso del supermercado está específicamente elaborado para satisfacer todas las necesidades nutricionales del gato, así que las aceitunas deben actuar tan solo como complemento.

¿Cómo dar aceitunas a un gato?

Los gatos pueden comer tanto aceitunas verdes como negras, siempre y cuando estén deshuesadas. El hueso es muy peligroso ya que puede provocar asfixia y daños en el sistema digestivo. También es conveniente que no contengan ningún tipo de relleno, especialmente si este es salado, como la anchoa. Así, eliminaremos el riesgo de que nuestro gato ingiera sustancias tóxicas como la cebolla o el ajo.

Además, debes saber que la mayoría de las aceitunas se sirven en salmuera, la cual tiene una gran cantidad de sodio, superior al requerimiento de nuestros gatos. Por ello, es conveniente no abusar de ellas para evitar que se produzcan desequilibrios en su organismo.

Aunque las aceitunas no son tóxicas para los gatos, te recomendamos que recurras a ellas de manera muy ocasional para recompensarle por haber obedecido una orden, o a modo de aperitivo, esto es, mezclado con su pienso habitual. Si tu gato sufre alguna patología digestiva y empieza a vomitar tras ingerir la aceituna, recurre lo antes posible a tu veterinario más cercano.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

GatosCatz
Logo