Mi gato tiene diarrea y el ano irritado: ¿qué hacer?

Si tu gato tiene diarrea y el ano irritado, has llegado al lugar indicado. En GatosCatz vamos a explicarte en qué consiste esta afección y cómo puedes hacerle frente. Aunque se trata de una patología muy evidente, generalmente no suele revestir gravedad y podemos aliviar sus síntomas desde casa. Continúa leyendo y descubre qué puedes hacer si tu gato tiene el ano inflamado y diarrea.

Artículo interesante: ¿Por qué mi gato me acompaña al baño?

¿Por qué mi gato tiene diarrea y el ano irritado?

Pueden existir muchos motivos por los que tu gato tiene diarrea y el trasero enrojecido. Si levantas su cola, es probable que veas cómo su ano ha adquirido un color rojo sangre y ha aumentado de tamaño. Los casos más extremos suelen causar gran impresión, ya que puede dar la sensación de que el gato tiene las tripas fuera del cuerpo. Sin embargo, se trata de un prolapso anal, una afección que se produce cuando parte del recto sale hacia fuera ligeramente. Por lo tanto, podemos estar ante dos situaciones: una irritación común o un prolapso anal.

Causas de la irritación

La causa más frecuente de irritación en el ano de los gatos es la diarrea profusa. Se trata de una afección que provoca excreciones líquidas frecuentes en muy poco tiempo debido a la presencia de parásitos intestinales. Por ello, es fundamental que desparasitemos al gato periódicamente según las indicaciones de nuestro veterinario y a partir del primer mes de vida.

Por otro lado, el estreñimiento también puede provocar inflamación en el ano de los gatos, así como cualquier otro esfuerzo como la micción o el parto. De hecho, es muy habitual encontrar gatitas con prolapsos anales después de haber parido.

Remedios caseros

Para los casos más leves, es recomendable utilizar productos hidratantes como aloe vera o vaselina. De esta forma, tu gato se sentirá más aliviado, se reducirá el enrojecimiento y, con suerte, se mitigarán los efectos de la irritación. Aplica el producto un par de veces al día y evita que se lama la zona para mejorar su efectividad y prevenir heridas.

Por otro lado, en el caso de que tu gato tenga un prolapso anal, es de vital importancia acudir al veterinario en la mayor brevedad posible. Allí le diagnosticarán la afección y le aplicarán el tratamiento adecuado, que podría consistir en una intervención quirúrgica. Durante el viaje, moja una gasa en suero fisiológico y aplícalo sobre la zona para evitar que se lama, ya que la lengua rasposa del gato podría provocar pequeñas heridas.

Daniel López
Daniel López

Soy Daniel, el creador apasionado de PerrosRazaPequeña.com. Mi amor por los animales y el deseo de compartir información valiosa sobre razas pequeñas me llevaron a construir este espacio.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

GatosCatz
Logo